Modificaciones al Régimen de Pagos al Exterior .

Modificaciones al Régimen de Pagos al Exterior

Con la Ley 1819, mediante la cual fue incorporada la tan anunciada reforma tributaria estructural, se introdujeron medidas que pretenden unificar las tarifas de retención en la fuente aplicables a los pagos al exterior que deben tributar en Colombia. Particularmente, se modificó el Estatuto Tributario en los artículos 408 (Tarifas para rentas de capital y de trabajo), 410 (Retención en la fuente en la explotación de películas cinematográficas), 414-1. (Retención en la fuente en transporte internacional) y 415 (Tarifa de retención para los demás casos).

De esta forma, se redujo la tarifa residual de retención en la fuente, pasando del 33% al 15% sobre el valor del pago. Dentro de los pagos cobijados con la educción de tarifa, se encuentran las regalías, los intereses por créditos cuyo plazo sea inferior a un año, las comisiones, honorarios, arrendamientos, compensaciones por servicios personales, por resaltar los más usuales.

Algunos pagos, vieron incrementada su tarifa, tal es el caso de los servicios técnicos, asistencia técnica y consultoría, los cuales pasaron del 10% al 15%; por su parte, los intereses por créditos superiores a un año, pasaron del 14% al 15%.

En el caso de las Ganancias Ocasionales, que antes se encontraban gravadas con la tarifa residual del 14%, se alineo la tarifa de retención con la tarifa del impuesto, de esta forma, estos pagos quedarán sometidos a retención del 10%.

Los pagos por concepto de administración o dirección, quedaron sometidos a retención en la fuente, independientemente si el servicio es prestado en el país o en el exterior, a una tarifa del 15%.

Adicionalmente, se crea una tarifa del 1% para las primas de reaseguros cedidas por parte de entidades aseguradoras colombianas a entidades del exterior, como consecuencia de la modificación del artículo 24 del Estatuto Tributario, que considera a este ingreso como gravado en Colombia.

Con la modificación de la tributación a los dividendos, bajo la cual, se gravan en cabeza del socio, las utilidades que ya han sido grabadas en cabeza de la sociedad, la distribución de dividendos que se realice a no residentes queda sujeta a una retención en la fuente equivalente al valor del impuesto, que para el caso de las utilidades obtenidas a partir del 2017 y que resulten no gravadas tras la aplicación de la fórmula del artículo 49, se establece una tarifa del 5%, ahora, si la distribución se hace con base en utilidades que no estuvieron sujetas a impuestos a nivel de la entidad, la distribución quedará sometida a una tarifa del 35%. La tarifa del 5% aplicará sobre el monto de la distribución, una vez se haya disminuido del mismo el impuesto del 35%.

Valga anotar, que las medidas introducidas no modifican los compromisos internacionales asumidos por Colombia en virtud de los Convenios para Evitar la Doble Imposición que se encuentran vigentes, a saber, Portugal, República Checa, India, Corea, México, Canadá, Suiza, Chile y España; pues los pagos realizados a un residente de uno de estos países, están cobijados por las disposiciones especiales establecidas en cada uno de los instrumentos suscritos.

Por otra parte, para los pagos que no se encuentran sometidos a retención en la fuente, se modificaron las condiciones de la limitación a la deducibilidad del pago prevista en el artículo 122, bajo la cual, solo son deducibles aquellos pagos no sometidos a retención que no superen el 15% de la renta líquida excluyendo estos pagos. De esta forma, dentro de las excepciones para la limitación quedaron eliminados:

  • Los pagos a comisionistas del exterior por la compra o venta de mercancías
  • Los intereses de créditos a corto plazo derivados de la importación o exportación de mercancías
  • Los costos y gastos que se capitalizan para su posterior amortización

 

Pagos que a partir del 1 de enero de 2017, entrarán a computarse para calcular el límite referido. Frente a los dos primeros puntos, se deroga la excepción que permitía deducir estos pagos aun cuando no se hubiera practicado retención en la fuente, de esta forma, en la medida que estas comisiones e intereses se consideren de fuente nacional, se encontrarán sometidos a retención en la fuente bajo las condiciones generales, si no, al considerarse gastos del exterior no sometidos a retención en la fuente quedan cobijados con la limitación del 15%.

Sobre el soporte, para efectos de la deducibilidad del pago, cuando se trate de contratos de importación de tecnología, es decir, aquellos que versan sobre licencia de tecnología, licencia de marcas, licencia de patentes, asistencia técnica, servicios técnicos, ingeniería básica y demás contratos tecnológicos; se debe contar con el registro de los contratos ante la autoridad competente (hoy en día la DIAN), el cual deberá realizarse dentro de los seis meses siguientes a la suscripción del contrato o dentro de los tres meses si se trata de una modificación.

Para los pagos por regalías se impuso una prohibición a su deducción cuando estos se realicen a vinculados económicos del exterior, o ubicados en zonas francas y sean por la explotación de un intangible formado en el territorio colombiano o estén asociados con la adquisición de productos terminados.


Finalizando el recuento de los cambios más importantes, con la ampliación del hecho generador del IVA, bajo el cual se gravan en Colombia los servicios prestados desde el exterior, es decir, aquellos que tengan a Colombia como destino de la prestación del servicio, en concordancia con la obligación de retener el 100% del impuesto cuando se contrate con personas o entidades sin residencia en Colombia, hace que cuando se contraten servicios del exterior que sean usados en Colombia, los mismos queden sometidos a una retención en la fuente teórica del 19% (Tarifa del IVA aplicable), es decir, que debe ser asumida por el contratante en el momento del reconocimiento del gasto, quien debe reportarla mensualmente dentro de la declaración retención en la fuente, para luego imputarla como un impuesto descontable dentro de la declaración del IVA. 
Esta situación cobra relevancia para los contratos de servicios técnicos, pues antes de la entrada en vigencia de la reforma tributaria, estos no se encontraban cobijados con este tratamiento.

Explora el mundo de Russell Bedford

Escríbanos

Nombre(*)
Please type your full name.

Correo(*)
Invalid email address.

Mensaje
Invalid Input

  

SiteLock      © 2017 Russell Bedford Colombia