Ampliación del hecho generador del IVA .

Ampliación del hecho generador del IVA

Dentro del hecho generador del IVA se incluyen nuevos supuestos que dan lugar al pago del impuesto. Así las cosas, a partir del 1 de enero, causan el impuesto:

 

  • La prestación de servicios desde el exterior, antes solo los servicios prestados en el territorio nacional, salvo algunas excepciones.
  • La venta de inmuebles, salvo los expresamente excluidos; antes solo se encontraban gravados la venta de bienes corporales muebles.
  • La venta o cesiones de derechos intangibles, asociados con la propiedad industrial Juegos de suerte y azar con excepción de las loterías y juegos de azar operados por internet, en este punto, en vez de quitar la excepción, como era la propuesta, se genera una nueva para los juegos operados por internet.

 

La prestación de servicios desde el exterior como nuevo hecho generador del IVA

 

Esta modificación representa el cambio más relevante introducido. Anteriormente, solo se encontraban gravados en el país los servicios prestados desde el exterior si eran parte del listado taxativo, donde estaban los servicios profesionales de consultoría, asesoría y auditoría y el licenciamiento de intangibles. Ahora, se cambia el paradigma, pues pasa de ser una norma de excepción a ser la regla general.

En este orden, por servicios prestados desde el exterior se entenderán aquellos prestados, licenciados o adquiridos en el territorio nacional y causarán el respectivo impuesto cuando el usuario directo o destinatario de los mismos tenga su residencia fiscal, domicilio, establecimiento permanente, o la sede de su actividad económica en el territorio nacional.

Bajo esta concepción se incluye la cesión de derechos como modalidad de servicios.

Esta definición se adopta en un sentido amplio, pues siempre que el servicio se preste en el exterior, pero el beneficio del mismo se encuentre en el país, este servicio se entenderá gravado en Colombia. Con esta medida se adopta el principio de imposición en el país de destino, que tradicionalmente ha estado asociado a la venta de mercancías, y bajo el cual, donde se realice el consumo es donde debería generarse la tributación. En suma, queda sujeta a imposición la operación cuando el destinatario y el usuario del servicio se encuentren localizados en el territorio nacional.

En este sentido, habrá operaciones que se encuentren gravadas con el impuesto a las ventas y no con el impuesto de renta. Pues en materia de impuesto de renta, el servicio solo se grava en Colombia en la medida que se consideren de fuente nacional, lo cual se da cuando el servicio se presta en Colombia o cuando el servicio inicia en el exterior pero termina en Colombia, este último evento se da expresamente cuando la ley lo determina, como es el caso de los servicios técnicos, la asistencia técnica y la consultoría.

Para aquellos prestadores de servicios desde el exterior, la ley prevé la obligación de declarar y pagar el IVA de acuerdo a las condiciones que fije la DIAN. De igual forma, esta entidad, señalará de manera taxativa el listado de prestadores de servicios desde el exterior a los que se les deberá practicar retención. Puede que estemos a años luz de que se emitan estas resoluciones, por la complejidad que representa, sin embargo este tema, deberá ser sujeto de reglamentación por ser una disposición que tiene un alcance extraterritorial.

El IVA debe ser asumido por el contratante en el momento del reconocimiento del gasto, quien debe reportarla mensualmente dentro de la declaración retención en la fuente, para luego imputarla como un impuesto descontable dentro de la declaración del IVA.

La obligación de retener surge cuando un “responsable del régimen común”, antes un “adquirente”, contrate servicios gravados en el país.

Con el cambio de noción de “adquirente” a “responsable del régimen común”, hace que ya no opere la obligación de retener por parte de los responsables del régimen simplificado o a quienes se dedican exclusivamente al ejercicio de actividades no gravadas o excluidas con el impuesto.

Los servicios técnicos adquiridos desde el exterior, por una posición del Consejo de Estado, no generaban impuesto sobre las ventas en Colombia, pero con esta modificación, de ahora en adelante estos servicios así como cualquier otro tipo de servicio consumido en el país, generara la retención en la fuente de IVA.

La excepción a esta regla será cuando el servicio sea prestado y consumido en el exterior. Tal es el caso de los servicios de capacitación presencial, donde el consumidor se desplaza hacia el exterior, usando allí el servicio contratado. O cuando se adquiera un servicio excluido con el impuesto a las ventas.

 

Es importante resaltar que con la ley 1819 se adicionan nuevos servicios excluidos (Art. 187), tal es el caso de:

 

  • Los servicios de educación virtual para el desarrollo de contenidos digitales, de acuerdo con la reglamentación expedida por el Ministerio TIC, prestados en Colombia o en el exterior.
  • Suministro de páginas web, servidores (hosting), computación en la nube (cloud computing) y mantenimiento a distancia de programas y equipos.
  • Adquisición de licencias de software para el desarrollo comercial de contenidos digitales, de acuerdo con la reglamentación expedida por el Ministerio TIC.
  • Los servicios de reparación y mantenimiento de naves y artefactos navales tanto marítimos como fluviales de bandera Colombiana, excepto los servicios que se encuentran en el literal P) del numeral 3 del artículo 477 del Estatuto Tributario.

 

Esta retención tiene efectos inmediatos, y no debe confundirse con la prevista en el nuevo numeral 8 del 437-2, bajo el cual, los servicios que se pueden denominar como de economía digital, particularmente, suministro de servicios audiovisuales, servicios de plataforma de distribución digital de aplicaciones móviles, suministro de servicios de publicidad online, enseñanza o entrenamiento a distancia, los cuales quedan sometidos a retención en la fuente a través del emisor de las tarjetas (débito, crédito o prepago), recaudadores de efectivo a cargo de terceros, y demás que designe la DIAN, cuya vigencia esta diferida a 18 meses.

Explora el mundo de Russell Bedford

Escríbanos

Nombre(*)
Please type your full name.

Correo(*)
Invalid email address.

Mensaje
Invalid Input

  

SiteLock      © 2016 Russell Bedford Colombia