SITIO WEB GLOBAL

Noticias

No pueden existir acreencias entre una sucursal Colombiana y su matriz extranjera

febrero 2019


La Superintendencia de Sociedades, mediante el oficio No. 220 – 000156 del 03 de enero de 2019 determinó la imposibilidad legal de que un sucursal de sociedad extranjera domiciliada en Colombia pueda tener acreencia con su matriz del exterior. Lo anterior radica en el hecho de que ambas son consideradas una misma persona jurídica.

Si bien nuestro sistema jurídico tiende a conferir autonomía operativa a la sucursal y que con el fin de que esta pueda tener mecanismos de control jurídicos, contables y tributarios, estos establecimientos deben observar durante su permanencia en el país y en desarrollo de sus actividades permanentes las disposiciones legales por las cuales se rigen las sociedades colombianas, esto no significa que les conceda capacidad jurídica como si se tratase de sociedades.

Por lo tanto la matriz extranjera, de conformidad con lo previsto en el artículo 485 del Código de Comercio: " responderá por los negocios celebrados en el país al tenor de los estatutos que tengan registrados en la cámara de comercio al tiempo de la celebración de cada negocio".

Con fundamento en lo anterior, se puede concluir que la sucursal, en este caso de sociedad extranjera, no es un ente autónomo distinto de la casa matriz por cuanto no goza de personería jurídica independiente, toda vez que la sociedad extranjera, por decisión del órgano de dirección, crea y le otorga a la sucursal ciertas facultades para el desempeño de las actividades que le asigna, observando las formalidades exigidas por la ley y sin desbordar el marco de capacidad de la persona jurídica creadora.

Bajo ese entendido, de acuerdo al contexto anteriormente expuesto, no es posible que una sucursal de sociedad extranjera registre contablemente un pasivo contra su matriz por el pago de una acreencia en Colombia, dado que, como ya se explicó, tanto la sucursal como la matriz son una misma persona jurídica, por lo que no sería loable llegar a registrar un pasivo contra sí mismo.

Por lo tanto el pago de esta acreencia deberá realizarse mediante el aumento de capital suplementario de la sucursal, previo el registro de la inversión ante el Banco de la República.

 

Es pertinente Mencionar que el concepto  de “Capital suplementario al capital asignado” hace referencia: “una cuenta especial del patrimonio, que corresponde a una modalidad de capital del exterior, disponible en forma de divisas, bienes o servicios, la que puede variar, sin necesidad de modificar los estatutos de la sucursal, cuya finalidad es la de facilitar a la casa matriz la canalización de sus recursos que remite a su sucursal en Colombia para poder desarrollar operaciones”. (Oficio 220 – 083186 Supersociedades, 03 de julio de 2013).

 

Por lo tanto, de acuerdo a lo anterior, no hay posibilidad legal de que la Matriz Extranjera realice préstamos a su sucursal para el pago de gastos de administración u operativos, por lo que, en este caso, lo que procede es una inversión que incremente la cuenta del capital suplementario al capital asignado, previo cumplimiento de las normas cambiarias vigentes.

 

La presente opinión se basa en una razonable interpretación de las normas vigentes. Es posible que las autoridades de control no la compartan y se genere por ello una disparidad de criterios.

Así mismo, RUSSELL BEDFORD COLOMBIA S.A.S. no asume ninguna responsabilidad por multas, sanciones, condenas o investigaciones que puedan surgir de la aplicación del contenido de la presente opinión.

 

Normas relacionadas: